Cura de humildad cortesía de Cantinflas

Cantinflas 1.JPG

Sucede a menudo que de la comedia, si se sabe leer entre líneas, se pueden extraer grandes enseñanzas. De entre dichas enseñanzas, destaco en esta ocasión una de la película de 1950 El portero, protagonizada por Cantinflas, “el Charles Chaplin mexicano”. La escena en cuestión puede verse aquí.

El comediante, ante una clase de avispados jóvenes llenos de curiosidad, quizás sintiendo la necesidad de protegerse, adopta al principio la posición de profe-centro, llegando a decir cosas como “Para esto estoy yo aquí, para decírselos.“, a la vez que intenta salir del paso y responder a las preguntas que le lanzan. Sin embargo, poco después, el portero/profesor se quita esa máscara inicial de sabelotodo para reconocer que los profesores no son omnipotentes, y que también ellos tienen mucho que aprender de sus alumnos.

– Ah, eso no lo sabía…

– Ni yo tampoco. Pero para eso estamos aquí: para enseñarnos y deslustrarnos.

Una gran y necesaria cura de humildad.

(Tampoco tiene pérdida la continuación de la escena, en donde Cantinflas parodia algunos conceptos gramaticales, así como la solemnidad que rodea ciertos métodos de enseñanza)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: