Paisajistas por un día

graffiti

El post de hoy, inspirado por el artículo de Yorokobu Un idioma también es un paisaje, pretende describir una proto-actividad que trabajaría la competencia intercultural. Y sí, como anuncia el título, gracias al paisajismo. O al menos a la imagen que el paisaje puede transmitir de una lengua y de sus hablantes.

La idea de que ubicación y lengua van de la mano no es precisamente desconocida. Y si no que se lo digan a los gallegos, quienes se enorgullecen de las alrededor de setenta palabras distintas que tienen para nombrar la lluvia. Como bien apunta el artículo antes mencionado…

Los idiomas, como los árboles, crecen de una forma u otra en función de su entorno.

¿Pero qué sucede con el español? Pues lo cierto es que, en el caso de idiomas muy extendidos en el mundo, se hace imposible definir unos rasgos geográficos comunes y, por lo tanto, es difícil llegar a conclusiones sobre la influencia del entorno en la lengua. De hecho, con razón los lingüistas que menciona el artículo han descartado idiomas como el inglés y el español para formular su teoría.

Pero… ¿y si tuviera que existir ese hipotético paisaje del español? ¿Cómo sería? ¿De playa o montaña? ¿De líneas rectas o sinuosas? ¿Y con qué gama cromática? Difícil de decir. Aunque, bien pensado, ¿no serían nuestros estudiantes quienes, desde “fuera”, tendrían una visión más objetiva al respecto?

Con esto, la idea de una actividad se viene a la mente…

  • Con principiantes, es un buen contexto para practicar la descripción de paisajes e imágenes en general en base a sus creaciones.
  • Con estudiantes más avanzados, se puede incluso comparar el supuesto “paisaje español” con el de sus lenguas maternas, y jugar a adivinar a qué idioma pertenecen los paisajes del resto de compañeros. En otra fase posterior, es también una buena excusa para que ellos mismos expongan palabras curiosas de sus lenguas maternas que carecen de traducción.

Todo para fomentar que contrasten, que descubran, que confirmen y que desmonten estereotipos e ideas preformadas. Y que en clase se les oiga hablar mucho porque, como dice uno de los lingüistas autores del estudio… “¡Qué miedo vivir en un mundo hecho solo de exclamaciones y onomatopeyas!“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: